Auditoria Financiera frente a los Precios de Transferencia

Jorge Andrade

La Auditoría de Estados Financieros y el estudio de Precios de Transferencia no son mutuamente excluyentes. Es esencial comprender que los auditores externos tienen la responsabilidad directa de determinar el alcance de la revisión sobre las operaciones relacionadas, ya sea según la NIA550 (responsabilidad del auditor en relación con las partes relacionadas) o la NIA 600 (cuando se auditan los estados financieros consolidados del grupo).

Más allá de lo estipulado por las normas de auditoría, es crucial reconocer que las operaciones entre partes relacionadas pueden generar riesgos materiales significativos que afecten los resultados financieros. El principal riesgo radica en que podrían utilizarse como medio para manipular los resultados o desviar recursos fraudulentamente en beneficio de otras entidades relacionadas.

Entonces, ¿Cuál es el papel del auditor?

El auditor debe, en primer lugar, identificar todas las entidades relacionadas, evaluar el riesgo asociado con las operaciones relacionadas, y recopilar información pertinente para identificar los riesgos de representación errónea significativa relacionados con estas entidades y sus transacciones (según la NIA 550). Además, debe identificar las operaciones significativas con partes relacionadas. Estos procedimientos son similares al aplicar la NIA 600, pero con un enfoque en el grupo y ampliando las comunicaciones con todas las empresas del mismo sobre los riesgos materiales detectados en cada entidad que conforma el grupo.

¿Se llevan a cabo todos estos procedimientos en la práctica?

En la práctica, son pocas las auditoras que realizan todos estos procedimientos. Normalmente, se coordina con el consultor de Precios de Transferencia para obtener un análisis preliminar y determinar ajustes propuestos para la gerencia en relación con sus ingresos. Sin embargo, estos análisis a menudo carecen de validación técnica a menos que se confíe en la experiencia del auditor o se deriven a áreas especializadas. Principalmente, se evalúa la cuantificación de las operaciones con partes relacionadas para asegurar que se ajusten al valor de mercado, y se proponen ajustes cuando sea necesario.

Ambos enfoques buscan mitigar riesgos fiscales relacionados con los Precios de Transferencia, identificar operaciones que puedan afectar la situación financiera y determinar los saldos al final del año. En cualquier caso, la empresa debe mantener registros que identifiquen las entidades relacionadas, la cuantificación de las operaciones con estas entidades, y preparar documentación de respaldo para el auditor externo o las autoridades fiscales.

JorgeAndrade

Etiquetas:
Compartir en:
También te puede interesar:
TPA Informa
Suscríbete a los boletines de TPA Advisors y recibe las últimas novedades y noticias del mundo financiero.