La economía china se contrae un 2,6% trimestral y agrava los temores sobre el crecimiento mundial

A más de dos años del inicio de la peor pandemia en un siglo, los estragos que provocó aún golpean a muchos países; temor a una estanflación global. En China, la economía ha registrado su peor desempeño trimestral en más de dos años y el Producto Interno Bruto se expandió solo un 0,4% durante el segundo trimestre.

La semana pasada, Estados Unidos pudo sentir la magnitud de la superposición de crisis que azotan la economía global, y crece el temor a la recesión, la pérdida de empleos, la falta de alimentos y el derrumbe del mercado de capitales.

La raíz de tanto sufrimiento es una fuerza tan primitiva y evidente que ya casi ni merece atención: la pandemia. Pero esa fuerza está muy lejos de apagarse y pone a los planificadores de políticas públicas frente a una grave incertidumbre. Las herramientas con las que cuentan fueron pensadas para crisis comunes, no para esta rara mezcla de achicamiento de la economía con inflación galopante.

La grandes economías, como Estados Unidos y Francia, difundieron sus últimos datos de inflación: fue el peor junio en tres décadas, con aumentos astronómicos en una amplia gama de productos.

Son cifras ominosas que probablemente empujen a los bancos centrales a aplicar subas más drásticas a sus tasas de interés para intentar frenar los precios, un curso de acción que casi con certeza traerá desempleo, golpeará a los mercados financieros y complicará a los países pobres que atraviesan una crisis de su deuda.

China informó que su economía, la segunda más grande del planeta, creció apenas un 0,4% entre abril y junio en comparación con igual período del año pasado. La cifra está muy por debajo del 1,4% de crecimiento que pronosticaban los analistas. Y llegan en un momento de temor a una recesión mundial ante las subidas generalizadas de tipos de interés para frenar una inflación que ya está castigando el consumo privado en todo el mundo. Ese rendimiento anémico para los estándares de la última década también ensombrece el horizonte para decenas de países con fuertes intercambios comerciales con China, entre ellos Estados Unidos. También confirma que la economía global ha perdido su pulmotor.

La economía china se contrajo bruscamente en el segundo trimestre, reflejando el enorme peaje que supone para la actividad, por la generalización de los confinamientos ligados a la política de Covid cero del Gobieno chino. En las cifras, una contracción intertrimestral del 2,6%, empeoran un panorama de crecimiento mundial cada vez más sombrío.

El fantasma de la desaceleración del crecimiento económico combinada con aumentos de precios ha reflotado el uso de una palabra muy temida que era moneda corriente en la década del 1970, la última vez que el mundo atravesó una situación similar: la estanflación.

La mayoría de los problemas que acechan la economía global son consecuencia de la reacción ante el Covid-19 y la conmoción económica que trajo, aunque han empeorado por una perturbación posterior, el desastroso ataque de Rusia contra Ucrania, que dinamitó la provisión de alimentos, fertilizantes y energía.

La pandemia y la inquietante desaceleración económica de China, que probablemente profundizará la escasez global de productos industriales y al mismo tiempo limitará las exportaciones de muchos países.

También la ofensiva de Rusia en Ucrania fue el gran amplificador de la crisis. Las sanciones internacionales contra el Kremlin restringieron la comercialización de las enormes reservas de petróleo y gas natural de Rusia, pero el consecuente impacto en la oferta global hizo que se dispare el precio de la energía.

El precio del barril Brent aumentó casi un 33% en los primeros tres meses de guerra, aunque en las últimas semanas hubo un cambio de tendencia, ya que el mercado presupone que un menor crecimiento económico también se traducirá en una menor demanda de energía.

Casi el 30% del gas que necesita la economía de Alemania para funcionar proviene de Rusia. Si pierde acceso al gas ruso, una posibilidad inminente, Alemania entrará casi con certeza en recesión, según los economistas. Es el mismo destino que acecha al continente entero.

Fuente: cnnespanol.cnn.com

Etiquetas:
Compartir en:
También te puede interesar:
TPA Informa
Suscríbete a los boletines de TPA Advisors y recibe las últimas novedades y noticias del mundo financiero.